Espadas del Señor de los Anillos

Espadas del Señor de los Anillos
Espadas del Señor de los Anillos 1

Esta extraordinaria novela de fantasía épica no ha dejado de acaparar seguidores desde su aparición. Las Espadas del Señor De Los Anillos, que aparecen a lo largo de la historia causan curiosidad en los fanáticos de la trama, por su apariencia y por las cruentas luchas en las que se utilizan. Todas las espadas poseen innovadores diseños que despiertan  la fantasía de pequeños y adultos que adoran esta mítica película que ha batido récords de taquilla en donde se ha proyectado y creó un boom de merchandasing que perdura hasta el día de hoy.

Espada Arwen

Espadas del Señor de los Anillos
Espadas del Señor de los Anillos 2

Hadhafang es llamada la espada de Arwen, que significa Hoja de Multitudes. La esposa de Tuor, la Princesa Elfica Idril lo poseyó en su día. El padre de Elrond y Arwen empuño la Hadhafang finalizando la Segunda Edad de la Tierra Media, cuando estaba firme la Ultima Alianza de hombres y elfos en la grandiosa batalla en contra de Sauron. Tiempo después, Arwen su hija utilizó la Hadhafang cuando socorrió a Frodo en sus desesperad huida de los Espectros.

Espada Witchking

Espadas del Señor de los Anillos
Espadas del Señor de los Anillos 3

El Rey brujo, líder de los nueve espectros indestructibles sirvientes de Sauron, la utilizo con destreza. Esta arma fue realizada por expertos herreros en la tierra de Mordor, bajo el mandato de su Señor Sauron.

Espada Strider

Espadas del Señor de los Anillos
Espadas del Señor de los Anillos 4

Fue el arma afilada que utilizo Aragorn antes que le entregaran Anduril.

Espada Sting o Espada de Frodo

Espadas del Señor de los Anillos

La espada que blandió Frodo, el protagonista del Señor de los Anillos, el cual es hijo de Prímula Brandigamo y Drogo Bolson. Al morir sus padres, Bilbo su tío lo adopto y lo designo su heredero, por lo que se hizo poseedor del Anillo Único.

Espada Narsil

Espadas del Señor de los Anillos

La leyenda cuenta que la forjó el herrero enano Telchar en Nogrod, una de las ciudades enanas de las Montañas Azules de la Tierra Media, cuando transcurría  la Primera Edad. Finalizando la Segunda Edad, la espada Narsil fue empuñada por Elendil el Alto, rey de Arnor y Gondor tras, luego de la caída de Númenor, en la Guerra de la Última Alianza enfrentados a los ejércitos de Sauron.

En la batalla final que se efectuó al pie del Monte del Destino, luego de  la muerte de Gil-Galad, el último Rey Supremo de los Noldor) a manos de Sauron, Elendil se enfrento  enfurecido a Sauron, duelo en el que acabaría muerto, y la espada, partida bajo el peso de su cuerpo al caer. Isildur, hijo de Elendil, derribó a Sauron y le cortó el dedo en el que lucía el Anillo Único con la hoja de la empuñadura.

Los fragmentos de la espada Narsil fueron trasladados al Norte, junto con el Anillo, por Isildur, pero en el trayecto éste cayó en una emboscada de los orcos en lo que se llamó el Desastre de los Campos Gladios.

El Anillo se hundió en el río Anduin, pero los fragmentos de la espada Narsil fueron llevados a Rivendel por Ohtar, el escudero de Isildur y uno de los tres únicos supervivientes de la emboscada. Los fragmentos de Narsil fueron desde entonces herencia del reino de Arnor, hasta que concluyo el reinado, tras lo cual los Capitanes de los Dúnedain, descendientes de los reyes de Arnor, conservaron los fragmentos en Rivendel.

Espada Glamdring

Espadas del Señor de los Anillos

El nombre “Glamdring” es una palabra compuesta en sindarin, que Gandalf tradujo como “Martillo de enemigos”, aunque el término glam es más específico y  alude a glamhoth, “la horda estridente”, es decir, los orcos.

Glamdring es la espada que forjaron  los elfos para el rey Turgon de Gondolin, uno de los Altos Reyes de los Noldor. Era la espada gemela de Orcrist, un arma de Ecthelion de la Fuente, Capitán de la ciudad.

La espada desapareció tras la caída de Gondolin, finalizando  la Primera Edad del Sol de Arda, siendo hallada en la Tercera Edad por Gandalf, Bilbo Bolsón y la compañía de los enanos (como se narra en El Hobbit) en una cueva de trolls, como parte de un tesoro que provenía del saqueo de Gondolin. Junto a esta apareció una espada corta; los elfos la consideraron una daga, también élfica, que Gandalf entregó a Bilbo, quien, en el trascurso de la aventura la nombró como Aguijón o Dardo.

Espada Anduril

Espadas del Señor de los Anillos

Es la espada que empuño  Aragorn en la película El Señor de los Anillos. Se había anunciado que Narsil no  la volvería a forjar hasta que el Anillo Único no reapareciera, lo cual los Sabios deseaban quisieron impedir siempre.

Pero miles de años después, Faramir y Boromir tuvieron un sueño en el que se les anunciaba que, junto con la reaparición del «Daño de Isildur» se volvería a forjar la espada que estaba rota y «el descoronado sería de nuevo rey». La respuesta al misterio la halló Boromir en Rivendel.

La espada fue forjada de nuevo, al final de la Tercera Edad, para Aragorn, pero entonces recibió un nuevo nombre: Andúril, palabra Sindarin que se traduce como «Llama del Oeste». Aragorn la llevó consigo  durante la Guerra del Anillo, esgrimiendo el arma que había sido rota durante la guerra contra Sauron, y que, ahora que el Anillo había regresado, volvía a su vez para vencer de nuevo a la Oscuridad.

Cuchillos de Legolas

Espadas del Señor de los Anillos

Legolas es hijo del rey Thranduil de los elfos del Bosque Negro. Fue a Rivendel para entregar un mensaje de su padre: la criatura Gollum, que había sido apresada y entregada por Gandalf a Thranduil para que lo custodiara, pero consiguio escapar. Acabó participando así en el Concilio de Elrond y formando parte de la Compañía del Anillo.

Legolas era un elfo hermoso y alto, de ojos grises y brillantes, siempre vestido de castaño y verde, un arquero extraordinario y de una vista prodigiosa y penetrante que le permitía ver a distancias muy largas, e incluso superaba a la de muchos elfos.

Caminaba con pasos ágiles y sus pies prácticamente no tocaban el suelo. Parecía que no dormía nunca, simplemente descansaba con los ojos semicerrados y sus pensamientos perdidos en cosas idílicas. Para la lucha siempre iba acompañado de un arco y un cuchillo blanco, aunque en la película aparecen dos dagas, armas mortíferas para los orcos y para el resto de sus enemigos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *